Cumplo años ahora en septiembre y mi novia me ha regalado la experiencia de conducir un Ferrari. Todo nace en abril cuando fuimos de viaje por Italia. Estando allí no quería perder la oportunidad de visitar Maranello, que como sabréis, es donde se fabrican los Ferrari.

En los alrededores del museo, hay varias tiendas que te ofrecen la oportunidad de dar una vuelta por el pueblo en un Ferrari, pero no me daba muy buena espina, era un poco mafioso todo, te avasallaban gente contratada para ofrecerte dar una vuelta en sus coches que eran mejor que los de los demás y agobiaban un poco. Además, era dar una vuelta por el pueblo (para salir a la autopista, se disparaba el precio) y no había opción de dar una vuelta al circuito de Fiorano jejeje.

Al final quedamos en que prefería conducir un Ferrari en un circuito y tendría que ser en el circuito Ricardo Tormo (Cheste). Estuvimos buscando ofertas y empresas que ofrecieran este servicio y al final me convenció LRS Fórmula.

El coche que voy a conducir es este:

Se trata del Ferrari F430 con chasis de aluminio y fondo plano para incrementar la estabilidad a altas velocidades y mejorar la aerodinámica. Tiene un motor de 4.3 litros V8 que rinde la friolera de 490 caballos a 8500 rpm, alcanzando una velocidad máxima de 315 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4 seg.

Os dejo un vídeo de la review cuando salió al mercado:

Lo que he contratado es dos vueltas al circuito a los mandos del Ferrari. Antes de dar estas dos vueltas, me darán una vuelta en un Megane RS y me explicarán el circuito.

Como broche final, he contratado dos vueltas como copiloto en un Ariel Atom. ¿Que qué es un Ariel Atom?

Resulta que este coche tiene una de las aceleraciones mayores haciendo de 0 a 100 km/h en tan solo 2,7 segundos, debido a su peso (456 kilogramos).

Toda esta experiencia os la contaré a partir del 25 de septiembre….continuará.

ACTUALIZACIÓN: El día llegó y aquí lo conté. La experiencia Lamborghini