El Mini en la grúa

El 4 de junio de 2009, fue cuando cerré el trato con el vendedor y compré el que es mi Mini.
El chico que me vendía el coche, me ofreció llevar el coche en una grúa que un amigo suyo tenía. Dicho y hecho, llevamos la grúa hasta donde estaba y me lo llevaron hasta la puerta de casa.

El Mini ya estaba en mis manos.