En cuanto tuve en mi poder el Mini, quería y tenía ansia por empezar a desmontarlo.

Enseguida empecé a sacar todos los trastos que tenía en el interior, a desmontar el capó, a desmontar lo que quedaba de los faros….quería dejar solo el “caparazón”, separar las piezas que servían y tirar lo que ya no servía.