El otro día tuve uno de los mayores sustos con el Mini. Resulta que, hasta el otro día, no había metido más de un par de litros en el tanque de gasolina. Ya me estaba quedando sin este caro líquido cuando decidí ir a la gasolinera, me acompañaba un bidón que tengo de 20 litros y por no abusar, compre 15 litros de gasolina sin plomo.

Rellene el depósito hasta la última gota y arranqué el coche, pues quería probar si el ventilador del radiador estaba funcionando bien. Al principio no arrancaba pero enseguida se puso en marcha, aceleré para revolucionar el coche (quería ver a que ritmo se calentaba) y bajé para inspeccionar que todo iba bien en la parte del motor. Comprobé que así era pero vi que justo debajo del radiador había líquido. Tras pensar que sería líquido refrigerante, me agaché para ver donde estaba la fuga y comprobé asustado que caía del maletero un chorro constante de lo que parecía ser gasolina.

Reaccioné de inmediato, apague el coche y corriendo fui a desconectar la batería, fue cuando vi que la gasolina se estaba saliendo por el aforador, inundando todo el maletero y cayendo al hueco de la batería para salirse por uno de los agujeros que tiene esa plancha.

Tras echar agua al suelo para mezclarla con la gasolina y que no fuese tan inflamable, intenté parar la fuga y comenzar a quitar la gasolina del maletero. Ayudado de un cuenco y una bayeta fui rebajando la cantidad de líquido vertido en el maletero. Hay que recordar que la gasolina se come la pintura y que no es bueno el contacto entre ellos.

Ya con menos pulsaciones por minuto y todo limpio, saqué el depósito de gasolina para apretar bien el aforador. Este se sitúa a mitad depósito y contiene la boya que marca la cantidad de gasolina de que dispones. A su vez va rodeado por una junta tórica y una pieza de metal que hace de sujeción. Esta pieza, tiene como tres puntos donde puedes hacer presión para apretarlo y tras intentar apretarlo bien, me cargué uno de ellos. Como tenía que hacer un pedido, aproveché para pedir una nueva junta y esa pieza. Tras su llegada, me puse a cambiar estos dos elementos y para no cargarme otra vez la misma pieza, ideé un útil para apretar esa arandela:

Útil depósito de gasolina

Cogí la pieza que se había roto, un tapón viejo de radiador, una arandela y una tuerca y la soldé para construirme este útil que me ayudaría a apretar bien la pieza en cuestión. Y así fue:

Era hora de comprobar que todo había salido bien, volví a llenar el depósito para comprobar que no se salía la gasolina y observé que había dado buenos resultados, sino fuera porque al momento vi lo siguiente:

Hay una fuga y es en la unión del tanque con la pieza de metal soldada que inicia el aforador. Por ahí pierde y ahora tengo que ver la forma de solucionarlo.

De momento me han aconsejado que lo mejor es hacer un hilo de estaño por fuera, también he leído que otros le ponen Nural 21 (resistente a los hidrocarburos) o hacen un cordón con una de esas barritas de dos componentes.

Muy importante también, que haga lo que haga, hay que llevar mucho cuidado con los gases que se acumulan en el interior del tanque ya que al acercar un soldador podrían provocar una deflagración importante. Los hay que rellenan el depósito de agua haciendo que los gases salgan del interior.

¿Qué haríais vosotros? Estaño, Nural – barra dos componentes, otra solución….se aceptan comentarios.

ACTUALIZACIÓN – 27/11/2012

Pues por fin he tomado una decisión, al final he encontrado a una persona que me ha soldado el depósito. Condición indispensable para hacer esta tarea es limpiar bien por dentro el depósito, echando agua con jabón y haciendo este proceso varias veces hasta que no huela a gasolina. Esto se hace porque el tanque puede contener gases producidos por la gasolina y al acercar el soplete puede producirse una explosión. Por lo tanto, antes de nada hay que limpiarlo a conciencia.

Pues bien, aquí tenéis como quedó tras ser soldado:

Depósito soldado

Con esto me aseguraba de que no perdiera gasolina. Tocaba ahora lijarlo bien para quitar toda la carbonilla o suciedad que pudiera haber acumulado:

Depósito gasolina lijado

Después de lijarlo y enmascararlo era turno de la imprimación:

Y tras su secado, turno de la primera capa de pintura:

Depósito de gasolina pintado