Al igual que el mercado del arte, relojes, antigüedades u oro…existe un mercado en auge desde ya hace tiempo que es el de invertir en coches clásicos.

Y es que si das con el coche que se va a revalorizar en los siguientes años, puedes obtener cuantiosos beneficios. Lo que si que ya aviso es que no es tarea fácil.

No me voy a ir a “ejemplos imposibles” como son los de los Ferrari 250 GTO por los que se han pagado cifras astronómicas conviertiendo a sus antiguos propietarios en millonarios. Voy a ejemplos más terrenales como los Volkswagen Golf GTI de I generación, los Peugeot 205 GTI y ya un poco más caros los BMW M3 E30 o los Alfa Romeo Delta Integrale. Quien haya comprado un vehículo de estos hace unos años no es rico (en el aspecto monetario) pero tiene un vehículo clásico revalorizado.

Entonces, ¿es el Mini un coche clásico en el que merece la pena invertir?

Es una pregunta que me he hecho más de una vez y, aunque no ha sido mi leitmotiv ni mucho menos, creo que es una pregunta que tarde o temprano te pasa por la cabeza cuando te compras un vehículo clásico. ¿Si algún día lo vendo, sacaría dinero o perdería?

En mi caso, a día de hoy, si lo vendiese no recuperaría ni por asomo todo el dinero invertido en él, pero es que además, me quedaría muy lejos de lo que me he gastado. Como digo no ha sido mi objetivo, de hecho yo he disfrutado más del camino, de la ilusión, de los conocimientos que he adquirido, de las personas que he conocido…que del uso del Mini (que también).

Pero hablemos en términos generales, ¿merece la pena invertir en un Mini? Para resolver esta cuestión, hay que hacerse una serie de preguntas para dilucidar si es el coche correcto para invertir. Estas preguntas, las han recopilado en un magnífico artículo en Pistonudos.

Empezamos:

1. Mejor si es bonito

Creo que la primera pregunta tiene una respuesta rápida y fácil. El Mini es bonito.

Vale, es una cuestión un tanto subjetiva pero hay una serie de datos que lo demuestran, como es que fue elegido como el segundo coche más icónico, simbólico, atractivo del s.XX solo por detrás del Ford T.

Otro parámetro que me gusta comentar es que al género femenino, en términos generales, le gusta mucho el Mini. Muchas son las mujeres que lo conocen, que lo reconocen como un icono de la automoción y a la amplia mayoría de ellas, les gusta mucho.

2. Ha de ser raro, exclusivo

En este punto podemos hablar de dos realidades.
Por una parte, no es un coche raro junto que además aún se conservan muchos (es uno de los que más se ven en las concentraciones de coches clásicos).
Pero como toda marca, hay modelos mucho más exclusivos como pueden ser los Mini carrozados por Harold Radford, los Mini Cooper S Mk1 o sin ir muy lejos los Authi Mini 1275C. En estos modelos, los precios se han disparado.

Radford Mini

Además de esto si se produjeron pocas unidades, más probabilidad hay de que queden menos y por lo tanto menor oferta, así que como hay menos más valor tendrán. Si lo quieres, lo pagas.

3. Ha de ser relevante a nivel técnico

Que sea relevante a nivel técnico no es primordial pero ayuda. En este sentido el Mini a nivel técnico destaca por su motor transversal que hasta entonces la orientación típica del motor era longuitudinal. Poner el motor de manera transversal se hizo para ahorrar espacio a favor de los ocupantes. Bajo el capó del Mini todo está muy compactado, lo que permite que el habitáculo sea más espacioso.Mini cutaway

También innovaron con el tema de la suspensión hidroelástica, ésta consistía en reemplazar a los amortiguadores y muelles de una suspensión convencional por émbolos desplazadores neumáticos muy compactos ubicados en cada rueda e interconectados por un pequeño tubo entre si, uniendo así las ruedas delanteras con las traseras. Cuando el vehículo se encuentra con una protuberancia en la ruta por ejemplo en las ruedas delanteras, una válvula de goma ubicada dentro de los desplazadores hacia presión enviando un liquido hidráulico a través del tubo a las ruedas correspondientes endureciendo la amortiguación de esta y bajándola logrando así un excelente confort y seguridad en la ruta.

4. Ha de ser relevante a nivel histórico

Hace referencia a si por ejemplo, se ha convertido en un icono en el mundo del cine. En este caso, el Mini ha salido en numerosas películas. La más famosa sin duda es Italian Job.Italian Job

También se refiere al hecho de cambiar la sociedad, cosa que también cumple ya que con él empezó la era de los coches pequeños.

5. Ha de ser divertido de conducir

Es una de las características que no le fallan al Mini. Su bajo peso, sus ruedas de 10 pulgadas, su distancia hasta el suelo y entre ejes…hacen que sea un coche perfecto para carreteras reviradas y de ahí que siempre se haya dicho de él que es un “coche ratonero” con mucha agilidad y buen paso de curva. Te lo pasas muy bien al volante de un Mini.

Col de Turini

6. Tiene un palmarés de competición

Indudable palmarés en el que destaca las victoria del rallie de Monte Carlo en 1964 (Paddy Hopkirk-Henry Liddon), 1965 (Timo Mäkinen-Paul Easter), 1966 (aunque fueron descalificados) y 1967 (Rauno Aaltonen-Henry Liddon). Fue la época dorada para ellos donde destaca y no hay que olvidar que derrotaron a Porsches y otros coches mucho más potentes.

Como curiosidad, James Hunt o Niki Lauda empezaron sus carreras automovilísticas a los mandos de uno de ellos, cosa que dice bastante de este vehículo.

7. Has de poder usarlo con cierta facilidad

Sin problemas, el Mini es un coche que podría ser utilizado a diario. De hecho, de vez en cuando veo más de uno por las calles de las ciudades. Es un coche que no requiere de un gran mantenimiento, del que hay mucho recambio y que encima no es excesivamente caro. Ah y sus dimensiones hacen que sea muy práctico para aparcarlo en cualquier lugar.

8. Es de una marca de lujo

No, los Mini no pretendían ser una marca de lujo. El Mini lo creo Issigonis tras la crisis de Suez en la que el petroleo escaseaba y se intentaba hacer un vehículo pequeño que consumiera poco para la época. No era su objetivo hacer coches con grandes motores, interiores y equipamiento lujoso si no todo lo contrario, que fuese pequeño pero a la vez espacioso y que contara con lo justo. Es un coche popular.

Sin embargo, hubo carroceros que equiparon y le dieron un toque de glamour al Mini. Estamos hablando de carroceros como Radford, de Ville, Wood&Picket…que hicieron cambios en los Minis para satisfacer la demanda de sus clientes famosos como los Beatles o Peter Seller.

Conclusiones

De las ocho preguntas, siete han sido positivas y una negativa. Estamos por lo tanto, ante un vehículo que a priori sí que merece la pena invertir. Pero OJO, estas preguntas no son la panacea. Con esto quiero decir que hay factores que influyen más que otros. De los más importantes están, que se conserve de serie, que sea sobre un modelo que sea escaso y que el precio no se haya disparado.

Veamos opciones:

– Invertir en un Mini Cooper S inglés como los que participaban en el rallie de Monte Carlo. Pero hay un problema, y es que son intocables, llegamos tarde.
– Otra opción es invertir en un Mini edición especial como los de Mary Quant que aún se encuentran en ebay a buen precio. Si lo conservas original puede ser buena opción y subirá de precio cuando fallezca su creadora.
– También están los Sportpack de Rover o las ediciones que rememoran el 30 y 40 aniversario. Su precio va ascendiendo.
– Authi e Innocenti Cooper son buenas alternativas pero sus dueños saben lo que tienen así que lo más seguro es que pidan bastante dinero.


¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete y serás el primero en enterarte de todas las novedades por email.
Más de 300 personas ya se han suscrito.