El artículo de hoy lo quiero hacer para aquellos que no tienen casi nociones de restauración (como yo al principio). Es por lo tanto las instrucciones partiendo de cero de cómo pintar adecuadamente una pieza. Y digo adecuadamente, pero quizá alguien con más experiencia o conocimiento corrija cosas que a mi se me puedan escapar. Empecemos.

Lo primero obviamente es tener la pieza en cuestión.

Pieza segunda mano

Pongo de ejemplo esta pieza que compré de segunda mano y que como podréis observar está cortada, sucia y con un poco de óxido. Es la pieza que hace de tapa entre el vano motor y el habitáculo interior del coche.
Una vez vista la pieza, hay que prepararla para pintarla dejándola limpia y eliminando el óxido. Es muy importante eliminar bien el óxido de la pieza pues aunque luego pintemos encima y protejamos la pieza para que no se oxide, el óxido es como el cáncer que se extiende y hay que eliminarlo de raíz. Dale mucha importancia a eliminarlo. Consejo: si tiene mucho óxido lo mejor es darle con cepillo de púas acoplado en la radial o taladro y quitar lo máximo posible, luego aplicar un tratamiento contra el óxido como es el Oxino.

Bien, acto seguido es coger un desengrasante como el kh7, agua y un estropajo para dejar totalmente limpia la pieza de grasa, polvo y suciedad en general.

Pieza limpia

A continuación con papel de lija para metales, empezamos a lijar toda la pieza. ¿Es necesario dejar la pieza sin nada de pintura? Normalmente no, si observas que hay varias capas de pintura, que es gruesa y que tiene desconchones si que conviene eliminarla (con decapante, con pistola de calor, con lija, con cepillo de púas en el taladro….) pero si la pintura es uniforme y en buen estado con una lijada superficial para que las próximas capas se adhieran correctamente es suficiente. Como comentaba, hay que incidir bien con la lija en las zonas donde hay óxido para eliminarlo totalmente.

Una vez hecho este trabajo laborioso de eliminar el óxido y de lijar la pieza, solucionaremos en este caso el corte que tiene la pieza.
Para soldar, hace falta que la pieza esté limpia y no haya pintura ni restos de grasa, etc…

pieza-soldada

Una vez soldada conviene repasar la pieza lijando superficialmente y empapando un papel o trapo limpio de disolvente para pasarlo por la superficie eliminando toda impureza.
Con esto tenemos la pieza preparada para imprimar. ¿Qué es imprimar? La imprimación es una capa base que por una parte protege la pieza impidiendo el que llegue el oxigeno a la pieza y se produzca el efecto de oxidación y por otra parte es una capa en la que asentar la pintura.

Pieza imprimada

Normalmente, una vez aplicada la imprimación y respetando los tiempos de secado, la superficie hay que lijarla suavemente para abrir el poro y que la pintura tenga más capacidad de agarre. Por lo tanto una vez lijada la imprimación, se aplican las capas de pintura y se deja secar.

pieza-pintada

Ya tenemos la pieza totalmente restaurada, ahora solo falta colocarla.